La boda de Pedro y Jessica en Montoro

Bodas - Comentarios -

Como el examen que se prepara con esmero para sacar la máxima nota posible, así de bien se encontraba organizada, maquetada, estudiada… soñada, la boda de Pedro y Jessica, la nueva boda que os muestro a continuación. 

Sucede en los días previos a un examen, los nervios van floreciendo, el mar de dudas comienza a surgir, se aproxima el día y todo son dudas, miedos… en este caso no era para menos, pues la lluvia, tan deseada y necesaria, hizo acto de presencia en estos días, cual nuevo temario a preparar a última hora y con tan poco margen de error. Pero como buenos estudiantes, todo fue estudiado al milímetro.

Llegó el gran día, momentos previos, todo era indecisión, mente en blanco… Nos sentamos delante del folio, respiramos, cogemos el bolígrafo y… comenzamos a redactar del tirón, sin indecisión, con trazo firme y fluido… párrafo a párrafo se fue escribiendo este peculiar examen, así hasta llegar a la excelencia, a la matrícula de honor, porque así fue esta boda de principio a fin. 

Como en ocasiones anteriores, me acompañaba mi compañero videógrafo Manolo García “Garphy”

Tal y como acostumbramos, comenzamos la mañana en casa de Pedro, acompañado por sus padres, hermana, cuñado y sobrinos, testigos del momento y ayudantes durante el proceso de preparación.

La mañana se levantó con niebla, impidiendo observar la maravillosa vista panorámicas de Montoro, que desde casa de Pedro se aprecian. 

Tras el brindis con la copilla de anís “Marie Brizard”, comenzó a vestirse Pedro, con una perfección impecable, su hermana Inma le iba marcando y retocando para que fuese “hecho un pincel”. 

La mañana avanzaba y la niebla comenzaba a repuntar dejando ver la maravillosa silueta de Montoro, con su torre de San Bartolomé. 

Acto seguido, y sin solución de continuidad, tomamos rumbo hacia casa de Jessica, una calle más abajo, donde nos estaba esperando rodeada de su familia, en sesión de peluquería y maquillaje, llevado a cabo por las hermanas Gema y Araceli Ruiz

La novia se encontraba muy relajada, contenta e ilusionada. Una vez había concluido su sesión de peluquería y maquillaje, la novia tenía preparada una sorpresa para sus padres, un detalle que hizo brotar las lágrimas de emoción tanto a ella como a sus padres… bueno, y a Manolo y a mí, por supuesto. Una frase sincera bordada en un pañuelo fue la causante de tal momento inolvidable. 

Pasaban los minutos y Jessica se enfundó en su elegante vestido de Pronovias, con ayuda incansable de su hermana Andrea, alma de la fiesta y del humor, y de su madre. 

Momentos previos a la salida, varias eran las personas, entre familiares, amigos y vecinos que se encontraban expectantes. En la puerta le esperaba una maravillosa y elegante carroza tirada por cuatro caballos blancos impecables. 

De ahí tomamos rumbo hacia la Parroquia de San Bartolomé, donde se encontraba esperando Pedro. 

Del brazo de su padre y con la compañía de los pequeños abriendo el cortejo, los cuales portaban unos bastidores artesanales de rafia natural y tejido bordado, perfectamente ejecutados por La Rana Verde, hizo entrada Jessica hasta el altar. La ceremonia estuvo amenizada por un trío musical de piano, clarinete y oboe. 

La Parroquia de San Bartolomé se encontraba adornada por centros en los que se apreciaban hojas de olivo y aceitunas. Trabajo realizado por Planelles mundo natura, al igual que el ramo de novia.

Tras una emotiva acción de gracias leída por Jessica y unas palabras de Pedro, concluyó la ceremonia. 

A la salida le esperaba una lluvia de hojas de olivo, arroz y florecillas, y tras ésta, los novios echaron a volar dos palomas blancas, como señal de buenos deseos e ilusiones del feliz enlace, así como de paz, esperanza, amor y fidelidad eterna. 

Mientras los invitados se trasladaban hacia el lugar de la celebración, Hacienda “Las Monjas” en las inmediaciones de Montoro, aprovechamos para hacer algunas fotografías por algunos rincones de Montoro, a la vez que disfrutaron, nuevamente, de la maravillosa carroza de caballos y su paseo. Justo antes de tomar rumbo hacia la celebración, Jessica quiso visitar a su abuela, la cuál no podía acudir a ésta, teniendo lugar otro de los momentos emotivos y señalados del este día. 

Ya en la Hacienda, los invitados degustaron un fantástico almuerzo servido por el Catering “CosaD4”. Resaltar la espectacular decoración llevada a cabo por “Dulces Recuerdos”, como el “photocall” y el “Glitter bar”, entre otros muchos detalles. 

Durante el almuerzo fueron varias las sorpresas que tenían preparadas los novios para familiares y amigos, dando lugar a motivos de diversión, risas y emociones. 

Como gran colofón, el fin de fiesta fue muy divertido y variopinto. Desde el “toro mecánico” en el que niños y no tanto disfrutaron entre risas, los fuegos artificiales y la música del grupo de versiones “Retromanía” así como “Dj Pako Triángulo”, cuñado del novio y que hizo levantar el polvo a todos los invitados. 

A continuación, os dejo con el resumen fotográfico de esta fantástica boda.

La boda de Pedro y Jessica en Montoro (2)
La boda de Pedro y Jessica en Montoro (1)
La boda de Pedro y Jessica en Montoro (3)
La boda de Pedro y Jessica en Montoro (4)
La boda de Pedro y Jessica en Montoro (5)
La boda de Pedro y Jessica en Montoro (6)
La boda de Pedro y Jessica en Montoro (7)
La boda de Pedro y Jessica en Montoro (8)
La boda de Pedro y Jessica en Montoro (9)
La boda de Pedro y Jessica en Montoro (10)
La boda de Pedro y Jessica en Montoro (11)
La boda de Pedro y Jessica en Montoro (12)
La boda de Pedro y Jessica en Montoro (13)
La boda de Pedro y Jessica en Montoro (14)
La boda de Pedro y Jessica en Montoro (15)
La boda de Pedro y Jessica en Montoro (16)
La boda de Pedro y Jessica en Montoro (17)
La boda de Pedro y Jessica en Montoro (19)
La boda de Pedro y Jessica en Montoro (20)
La boda de Pedro y Jessica en Montoro (18)
Compartir 

Deja tu comentario
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

8 + 4 =
Últimas entradas
Categorías
Ver anterior Ver siguiente